(Entrada)
EL PEREGRINO


Errante voy y peregrino,
cansado estoy de tanto andar,
se ha ido el sol y en el camino
no encuentro a Dios, no puedo amar.


Quiero llorar, de estar tan sólo,
quiero reír, no sé con quien.
¡Señor Jesús, amigo bueno!
Ven sin tardar, conmigo ven.

Quiero encontrar una esperanza,
busco un porqué, busco una luz,
tan sólo Tú podrás oírme,
podrás llenar mi juventud.

No encuentro paz si estás ausente,
no hay vida en mí sin Ti, Jesús;
de nuevo habrás de acompañarme
por el camino de Emaús.